Privacidad
Prodinco S.A

SERIES "PH" y "PR"

Los cambiadores ó recuperadores de calor serie PH y PR de PRODINCO están especialmente construidos para aplicaciones donde se desee recuperar el calor contenido en los gases de escape de motores alternativos, funcionando tanto a GAS como a GASOIL, soportando elevadas temperaturas así como flujo pulsante de gases. Por el interior de tubos circulan los gases en uno o dos pasos y por el exterior e interior de la virola, circula el agua a contracorriente cruzada.

Por su diseño, permiten instalarse en cualquier posición, tanto horizontal como vertical.
  • Bridas de conexión al conducto de gases (plenums) y a la red general de distribución de agua, orientables.
  • Facilitando de acoplamiento a las condiciones específicas de la instalación.
  • La entrada y/o salida de gases puede ser en ángulo de 90º ó recta según necesidades de Proyecto.
  • Haz de tubos rectos lisos en dos placas de montaje y alojados en una virola cilíndrica dotada de deflectores y separadores.
  • Cuerpo presión y paso de gases diseñado de acuerdo con Normas UNE-9300, NF, etc.
La ejecución estándar está construida como sigue:

Serie "PR"

  • Tubos, placas soporte de tubos, deflectores interiores y distanciadores en acero inox. ISI-304 - 316.
  • Virola y plenums entrada/salida de gases en acero al carbono aleado dotada de compensador de dilatación metálico.
  • Presión diseño 60 mbar para lado gases y 10 bar lado agua.

Serie "PH"

  • Haz tubular según DIN-17175 St.35.8.1.
  • Placas, virolas, deflectores, etc. en chapa calidad caldera H-II y/o 15 Mo3.
  • Presión diseño mínima 8 bar lado agua y 70 mbar lado gases.

Bajo demanda se pueden construir diferentes versiones tales como todo en acero inoxidable, con zona final de gases para trabajar a condensación, para presiones de diseño mayores, etc.

Se suministran sin aislar para facilitar su manejo y dotado de tubuladuras para agua, gases, termómetros, válvulas de seguridad, purga condensación, etc., también incorpora dos soportes embridados a virola fácilmente orientables.

Aplicaciones:

La aplicación de los principios de la transferencia de calor al diseño de un equipo destinado a cubrir un objeto determinado en ingeniería es de capital importancia porque, al aplicar los principios al diseño, se debe trabajar en la consecución del importante logro que supone el desarrollo de un producto para obtener provecho económico.

Los intercambiadores de flujos paralelos son generalmente utilizados en el intercambio térmico líquido-líquido mientras que los de flujos cruzados se utilizan generalmente en el intercambio líquido-gas.

Se denomina intercambiadores de calor de flujos paralelos a aquellos en los que circulan ambos fluidos con direcciones paralelas en el espacio. Si, además de tener ambos flujos la misma dirección, tienen el mismo sentido, reciben el nombre de "en equicorriente", denominándose en "contracorriente" a aquellos en los que los flujos tienen sentidos contrarios.

En los Intercambiadores de Calor de carcasa y tubos es normal combinar la clasificación anterior con otra basada en el número de veces que cada partícula de los fluidos recorre el intercambiador, recibiendo el nombre de paso cada recorrido; así, un intercambiador en equicorriente o contracorriente sería un cambiador de un paso por carcasa y un paso por tubos. Los componentes básicos de este intercambiador son: El haz de tubos, carcasa, cabezales o plenums, deflectores y la placa tubular.

Tubos:

Los tubos son los componentes fundamentales, proporcionando la superficie de transferencia de calor entre el fluido que circula por el interior de los tubos y la carcasa. Los tubos pueden ser completos o soldados y generalmente están hechos de cobre o aleaciones de acero. Otras aleaciones de níquel, titanio o aluminio pueden ser requeridas para aplicaciones específicas. Los tubos pueden ser desnudos o aletados. Las superficies extendidas se usan cuando uno de los fluidos tiene un coeficiente de transferencia de calor mucho menor que el otro fluido. Los tubos doblemente aletados pueden mejorar aún más la eficiencia. Las aletas proveen de dos a cuatro veces el área de transferencia de calor que proporcionaría el tubo desnudo. La cantidad de pasos por los tubos y por la carcasa dependen de la caída de presión disponible. A mayores velocidades aumentan los coeficientes de transferencia de calor pero también las perdidas por fricción y la erosión en los materiales. Por tanto, si la pérdida de presión es aceptable, es recomendable tener menos cantidad de tubos pero de mayor longitud en un área reducida.

Placa tubular:

Los tubos se mantienen en su lugar al ser insertados dentro de agujeros en la placa tubular, fijándose mediante expansión o soldadura. La placa tubular es generalmente una placa de metal sencilla que ha sido taladrada para albergar los tubos (en el patrón deseado), las empaquetaduras y los pernos. En el caso de que se requiera una protección extra de las fugas puede utilizarse una doble placa tubular. Para aplicaciones más peligrosas puede usarse una placa tubular triple, sellos gaseosos e incluso un sistema de recirculación de las fugas. La placa tubular además de sus requerimientos mecánicos es capaz de soportar el ataque corrosivo de ambos fluidos del intercambiador y es compatible electroquímicamente con el material de los tubos.

Deflectores:

Hay dos tipos de deflectores: transversales y longitudinales. El propósito de los deflectores longitudinales es controlar la dirección general del flujo del lado de la carcasa. Los deflectores transversales tienen dos funciones, la más importante es la de mantener a los tubos en la posición adecuada durante la operación y evita la vibración producida por los vórtices inducidos por el flujo. En segundo lugar, ellos guían al fluido del lado de la carcasa para acercarse en lo posible a las características del flujo cruzado. El tipo de reflector más común es el simple segmentado.

Carcasa y plenums:

La carcasa es la envolvente del segundo fluido, y los plenums son los puertos de entrada y salida. La carcasa generalmente es de sección circular y esta hecha de una placa de acero conformado en forma cilíndrica y soldado longitudinalmente. Carcasas de pequeños diámetros (hasta 24 pulgadas) pueden ser hechas cortando un tubo del diámetro deseado con la longitud correcta. En intercambiadores grandes, la carcasa está hecha de acero carbono siempre que sea posible por razones de economía aunque también pueden usarse otras aleaciones cuando la corrosión o las altas temperaturas así lo requieran. Los plenums simplemente dirigen el flujo del fluido del lado de los tubos hacia el interior o exterior de los tubos del intercambiador. Son direccionables, permitiendo mejor su instalación.

Desarrollado por PCMOVIL.EU